REDES SOCIALES PARA PSICÓLOGOS

Las nuevas tecnologías han cambiado nuestra manera de relacionarnos, y los psicólogos no son ajenos a estos cambios. De hecho, el mundo digital está provocando una transformación a la hora de atender a los pacientes, de compartir información relacionada con la psicología e incluso en el momento de darse a conocer.

Social Media y Redes Sociales para psicólogos

Las Redes Sociales forman parte de nuestro día a día, y afectan a cómo nos relacionamos con los demás, cómo compartimos información y, en el caso de los psicólogos, incluso a la hora de hacer marketing. Los psicólogos utilizan estos medios para darse a conocer y para conectar con nuevos pacientes.

1.- Blogs o revistas digitales: Los blogs de psicología son una de las mejores maneras de compartir conocimiento sobre esta ciencia. Esta disciplina genera mucho interés, pues aborda muchos temas relacionados con el día a día de las personas: relaciones de pareja, problemas emocionales, toma de decisiones, etc.

2.- Páginas de Facebook: Las redes sociales son importantes para compartir información, pero también ayudan a crear comunidades de personas con intereses comunes. Las páginas de Facebook son ideales para hacer este trabajo, y para que las personas no solo interactúen, sino que estén al día de las últimas informaciones relacionadas con empresas, marcas de este sector.

3.- Grupos de Facebook: Ofrece la posibilidad crear grupos, que, junto con las páginas, son muy útiles para darse a conocer y promocionar un emprendimiento.

4.- LinkedIn: Es la red social profesional más conocida. Permite conectar con otras personas del mismo sector, y además es clave para conseguir contactos profesionales e incluso trabajo. En este sentido es importante tener el perfil actualizado.

5.- YouTube: Los textos no son la única manera de compartir conocimiento y aprender sobre Psicología, sino que el contenido audiovisual es muy útil en la actualidad. El vídeo es un recurso educativo muy potente, pues es versátil, motivador, informa y facilita el recuerdo, entre muchos otros beneficios.

Fuente: www.positivepsychology.com

Compartir: